Swaps, preferentes, deuda subordinada, hipoteca multidivisa… Son algunos de los productos tóxicos que las entidades bancarias comercializaron a sus clientes, sin embargo, existen de otros que, pese a no ser tan conocidos, también han generado un importante número de afectados, como son los bonos de la entidad FERGO AISA, comercializados en su día por la…