Con la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización se intentó promover la creación de nuevas empresas y la llegada de inversiones extranjeras.

Con el fin de incentivar este tipo de inversiones se facilitó a los ciudadanos extranjeros la posibilidad de solicitar un visado o una autorización de residencia siempre que realizaran una inversión significativa en nuestro país.

Asimismo, se redujeron considerablemente los requisitos legales y plazos de espera para su obtención. Además, se permitió que los familiares más cercanos del inversor extranjero pudieran también solicitar la residencia o visado.

¿Qué se entiende por inversión significativa?

Pues bien, en el artículo 63 de la citada ley se hace mención a las distintas posibilidades de inversión:

1. Una inversión inicial por valor igual o superior a:

– Dos millones de euros en títulos de deuda pública española.

– Un millón de euros en acciones o participaciones sociales de empresas españolas.

– Un millón de euros en fondos de inversión.

– Un millón de euros en depósitos bancarios en entidades financieras españolas.

2. Adquisición de bienes inmuebles en España por valor igual o superior a 500.000.-€.

3. Proyecto empresarial que vaya a ser desarrollado en España y sea considerado de interés general, cumpliendo al menos una de las siguientes condiciones:

– Creación de puestos de trabajo.

– Impacto socioeconómico de relevancia en la zona en la que se desarrolle la actividad.

– Innovación científica y/o tecnológica.

Sin perjuicio de los requisitos específicos que se exigen en función del tipo de inversión que se realice deberán, en todo caso, cumplirse los siguientes:

– No encontrarse irregularmente en España

– Ser mayor de 18 años

– Carecer de antecedentes penales

– Tener un seguro de enfermedad público o privado, tanto para sí mismo, como para los familiares que estén a su cargo

– Tener medios económicos suficientes para subsistir durante todo el periodo en el que se vaya a estar en España

– Abonar la tasa administrativa correspondiente

¿Visado o autorización de residencia?

El ciudadano extranjero que quiera realizar una inversión significativa y que a su vez quiera residir en España deberá obtener previamente un visado de residencia. Las principales características y diferencias entre el visado y la autorización de residencia para inversores son las siguientes:

Visado:

·La solicitud debe realizarse en el país de residencia del ciudadano extranjero, ya sea en la Embajada o en el Consulado de España.

·La resolución se obtendrá en el plazo máximo de 10 días desde su presentación.

·Su duración del visado es de un año.

·Puede solicitarse también para ciertos familiares del inversor

-Autorización de residencia:

·Se solicita directamente en España y el órgano encargado de su tramitación es la Unidad de Grandes Empresas.

·La resolución se obtendrá en el plazo máximo de 20 días desde su solicitud.

·Permite residir en España durante un periodo de 2 años.

·Podrán optar a la autorización de residencia tanto el inversor como sus familiares.

·Es susceptible de renovación por periodos de cinco años, siempre que se acrediten una serie de circunstancias, en especial el mantenimiento de la inversión.

En conclusión, desde el ejecutivo se ha intentado reactivar la economía española facilitando la entrada de grandes capitales extranjeros ofreciendo la posibilidad de optar a permisos de residencia reduciendo drásticamente los requisitos legales exigidos en comparación con los permisos de residencia que se regulan por la Ley de extranjería. No obstante, la burocracia sigue siendo una dificultad para realizar una inversión en España por lo que siempre será recomendable contar con el asesoramiento y colaboración de profesionales especialistas en la materia y en COLORADO & DE ROA contamos con profesionales especialistas en este tipo de cuestiones.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.