Cuando una pareja decide poner fin a su relación, ya sea por medio del divorcio o la separación, surgen muchas cuestiones y aspectos a tratar, pero sin lugar a dudas, la pensión de alimentos de los hijos en común es uno de los puntos que más controversia genera, por lo que será muy aconsejable acudir a un profesional para que le preste el asesoramiento que necesita.

No obstante, es muy recomendable conocer una serie de aspectos que le ayudaran a afrontar esta nueva situación. Por ello, en el siguiente artículo, intentaremos explicar con la mayor claridad posible los aspectos más importantes y, a su vez, trataremos de dar respuesta a aquellas cuestiones que más nos han planteado nuestros clientes a lo largo de nuestros años de profesión.

¿Qué es la pensión de alimentos? La pensión de alimentos puede definirse como la obligación o deber de una o varias personas (alimentante) a proporcionar medios suficientes para garantizar la subsistencia de otra u otras personas (alimentista).

Cabe destacar que la pensión de alimentos no es una obligación única de padres a hijos, sino que la ley también contempla este deber entre cónyuges y de hijos respecto a sus padres cuando se dé una situación de necesidad. Sin embargo, en este artículo únicamente trataremos la pensión de alimentos de padres a hijos en tanto que es la situación más común, por lo que el resto de situaciones serán tratadas en siguientes artículos.

¿Qué incluye la pensión de alimentos? De forma ineludible, se incluye dentro de la pensión de alimentos todo lo necesario para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica y educación del hijo.

No existe una lista taxativa respecto que conceptos se incluyen dentro de la pensión de alimentos, por lo que los progenitores podrán acordar que, sin perjuicio de los anteriormente señalados, sean incluidos otros gastos dentro de la pensión.

¿Cómo se establece la cuantía de la pensión? El importe de la pensión se fija ponderadamente, atendiendo a los ingresos del obligado a prestarla y a las necesidades del alimentista. Deberá realizarse pues un análisis de la situación personal y laboral del alimentante en tanto que el pago de la pensión no puede suponer que sus necesidades básicas y familiares queden desatendidas.

En ocasiones, se tiende a pensar que el hijo debe ser alimentado únicamente con lo que percibe de pensión alimenticia, sin embargo, este pensamiento es erróneo, en tanto que el progenitor que tiene la custodia, también está obligado a contribuir proporcionalmente pese a que el convenio regulador o la sentencia que fije el importe de pensión no lo recoja.

¿Hasta cuándo se tiene que pagar la pensión de alimentos? Generalmente, la pensión de alimentos debe abonarse hasta que el menor alcanza la mayoría de edad, pero si al cumplir los dieciocho años, el hijo continúa estudiando o bien, carece de recursos propios para su sustento, la obligación de pago persistirá hasta que éste sea económicamente independiente.

¿En qué otros supuestos cesa la obligación del pago de la pensión de alimentos? Sin perjuicio de los supuestos anteriormente mencionados, alcanzada la mayoría de edad, se extinguirá la obligación de pago cuando:

  • La situación económica del obligado haya empeorada hasta tal punto que no pueda atender a sus propias necesidades ni a las de su familia.
  • Por fallecimiento del sujeto que la recibe.
  • Cuando el sujeto que la percibe, hubiese cometido alguna falta que de lugar a la desheredación, como por ejemplo, la existencia de una sentencia en la que se considere probado la existencia de maltrato físico y/o psicológico.
  • Cuando el sujeto que la recibe no disponga de medios económicos suficientes para su subsistencia por causa únicamente imputable a su conducta.
  • Cuando el alimentista dispone de medios económicos suficientes para su sustento.
  • Cuando el alimentista abandone el domicilio familiar.
  • Cuando el alimentista contrae matrimonio, ya que la obligación de prestar alimentos recae en primer lugar sobre el cónyuge (recordar que la pensión de alimentos no es una obligación única de los ascendientes respecto a sus ascendientes, sino que existen otros supuestos).

¿Debe pagarse siempre la misma pensión de alimentos? No, la pensión de alimentos puede variar. No obstante, cabe distinguir diferentes situaciones.

En primer lugar, la pensión de alimentos se actualiza periódicamente, tomando como índice de referencia, normalmente, las variaciones del IPC de forma anual. Esto significa que, si el IPC disminuye o aumenta, el importe de la pensión de alimentos actuará del mismo modo. Sin embargo, cabrá estar a lo dispuesto en el convenio regulador o la sentencia que determine la pensión.

En segundo lugar, el importe de la pensión de alimentos puede ser modificado, tanto para aumentar su cuantía como para reducirla, atendiendo a una variación en las circunstancias del obligado al pago y/o de las necesidades del beneficiario.

La modificación puede hacerse por dos vías; de mutuo acuerdo o de forma contenciosa. En la primera situación, las partes pueden alcanzar un acuerdo y fijar el nuevo importe a abonar mensualmente, el cual deberá recogerse en un convenio regulador de modificación de medidas y ser sometido a aprobación judicial. En la segunda situación, la parte que haya visto que sus circunstancias han variado de forma sustancial, puede acudir al juzgado e instar un procedimiento de modificación de medidas para que sea el juez, quien, ponderando las circunstancias concurrentes, acuerde una reducción o un aumento del importe.

En algunas ocasiones, nos hemos encontrado situaciones en las que el obligado al pago quiere instar un procedimiento de modificación de medidas y reducir la pensión de alimentos ya que ha tenido un nuevo hijo y no puede contribuir del mismo modo. Sin embargo, no existe un criterio unánime de los tribunales, pero mayoritariamente se viene considerando que el nacimiento de un nuevo hijo no supone un cambio sustancial de las circunstancias, mucho menos cuando ha sido provocado por el propio alimentante, por lo que el procedimiento de modificación no prosperará.

¿Qué pasa si no se cumple con la pensión de alimentos? La ley prevé la posibilidad de iniciar un procedimiento de ejecución ante el impago de la pensión de alimentos, el cual finalizará acordando el embargo del salario, sueldo, pensión o retribución que reciba el alimentante. Destacar que, en materia de pensión de alimentos, el embargo no tiene límites, por lo que la cuantía a embargar podrá ser incluso superior al salario mínimo interprofesional.

En conclusión, la pensión de alimentos es una obligación legal en la que el progenitor no custodio debe contribuir al sustento de su hijo, tanto en lo que se refiere a los alimentos, como a la vestimenta y formación, cuyo importe será fijado atendiendo a las circunstancias personales, laborales y económicas del primero y a las necesidades del segundo. El equipo de COLORADO & DE ROA está especializado en este tipo de asuntos, por lo que en caso de que lo precise puede prestarle un asesoramiento personalizado.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.