Tras estos últimos años de crisis financiera e hipotecaria,derivada en parte de las malas prácticas llevadas a cabo durante años por bancos y entidades financieras, ha surgido la necesidad de redactar un nuevo texto legal que posicione de forma más equitativa al consumidor y a la entidad prestamista, a la hora de concertar un préstamo hipotecario.

Así, el pasado 17 de junio de 2019 empezó a desplegar sus efectos la nueva Ley de Crédito Inmobiliario (más conocida como Ley Hipotecaria), publicada en 16 de marzo de 2019 en el Boletín Oficial del Estado. La Ley transpone la Directiva europea de 4 de febrero de 2014 sobre los contratos de crédito celebrados con los consumidores para bienes inmuebles de uso residencial,y su finalidad principal es aumentar las garantías y la transparencia en el proceso de contratación de un préstamo para vivienda, protegiendo así a los consumidores y reforzando el equilibrio que debe existir entre las partes en toda relación jurídica contractual.

Entre las novedades más destacadas nos encontramos con que, a partir de ahora, las entidades deberán asumir los gastos de notaría, registro, gestoría e Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Además, la nueva ley prohíbe totalmente el establecimiento de las conocidas cláusulas suelo y establece la voluntariedad de la dación en pago, de forma que solamente se aplicará si así lo establecen las partes.

Otro aspecto importante es el protagonismo que adquiere el notario en esta nueva redacción, puesto que será la pieza clave para la consecución de dichos objetivos. A partir de este momento, el notario controlará que el banco haya cumplido con las nuevas exigencias y, asimismo, tendrá la obligación de asesorar gratuita e imparcialmente al prestatario, debiéndole aclarar todas las dudas que pudiera suscitar el contrato, así como controlar la transparencia de todas sus cláusulas.

Dicho esto, debe tenerse en cuenta que la nueva Ley tendrá sus efectos sobre los contratos concertados a partir del 17 de junio de 2019, no aplicándose a las hipotecas vigentes con anterioridad a dicha fecha. Por tanto, los actuales hipotecados siguen contando, en muchos casos, con préstamos hipotecarios que contienen cláusulas abusivas, cuya anulación seguirá pasando por la interposición de un procedimiento judicial contra el banco.

En Colorado & de Roa Advocats contamos con abogados especialistas en procedimientos hipotecarios y litigación bancaria,que podrán asesorarles tanto en el momento de contratar un nuevo préstamo hipotecario, con el fin de hacerlo con la mayor seguridad, como en el caso de que estén padeciendo las consecuencias de la aplicación de cláusulas abusivas incluidas en su hipoteca, informándoles de las posibilidades existentes para la anulación de dichas condiciones a través del correspondiente procedimiento judicial.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.