La incapacitación judicial es una cuestión bastante delicada, puesto que limita el poder de decisión de un individuo y afecta a decisiones de la vida cotidiana, como es poder hacer uso de su propio patrimonio u otorgar testamento. Pese lo anterior, es necesaria en muchas ocasiones, ya que su finalidad principal es proteger a las personas que, debido a una enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico o psíquico, no pueden gobernarse por sí mismos. De esta manera, se evita que estas personas puedan realizar actos jurídicos que les obliguen y les afecten, sin que sean realmente conscientes, y evitando que terceras personas puedan aprovecharse de esta situación.

La incapacidad judicial no es una situación jurídica que sea declarada automáticamente, sino que se debe hacer a través de una sentencia judicial, previa solicitud de sus familiares o bien por el Ministerio Fiscal, a través de una demanda. Posteriormente, se nombrará un tutor, curador o defensor judicial, que se encargará de velar por la guarda y protección de los intereses del incapaz y será el que adoptará o complementará la adopción de decisiones respecto los actos que realice el incapaz.

En Colorado & De Roa Advocats disponemos de abogados especializados en derecho de la persona y la familia, los cuales podrán asesorarles en la tramitación de procedimientos judiciales de incapacitación.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.