La compensación económica por razón del trabajo intenta equilibrar las desigualdades económicas y patrimoniales existentes entre los cónyuges en el momento de la liquidación del régimen económico de separación de bienes, cuya regulación se encuentra en el Libro segundo del Código Civil de Cataluña.

Antes de entrar en el fondo del asunto, destacar que pese a que la normativa legal únicamente haga referencia a la figura del matrimonio como presupuesto básico para el establecimiento de la compensación económica, este derecho también es extrapolable a las parejas de hecho, por lo que su nacimiento dependerá exclusivamente de la ruptura de la relación por las causas que seguidamente se detallarán.

Dicho esto, en el siguiente artículo analizaremos los elementos más esenciales de la compensación económica, dando respuesta a aquellas cuestiones que, a lo largo de nuestro años de experiencia, más nos han planteado nuestros clientes.

¿Qué requisitos deben concurrir?

– Que el régimen económico sea el de separación de bienes.

– Que uno de los cónyuges haya trabajado para la casa sustancialmente más que el otro o que haya trabajado para el otro sin recibir remuneración o por una remuneración insuficiente

– Que en el momento de la extinción del régimen económico uno de los cónyuges se haya enriquecido más que el otro.

¿Cuándo tiene lugar el establecimiento de la compensación económica?

El derecho a recibir una compensación económica se produce cuando, en el momento de la extinción del régimen económico, ya sea por divorcio, separación, nulidad o muerte de uno de los cónyuges, o en su caso, por cese efectivo de la convivencia, uno de los cónyuges haya obtenido un incremento patrimonial superior.

No obstante, en caso de fallecimiento, el cónyuge superviviente únicamente tendrá derecho a la compensación económica por razón de trabajo si los bienes o derechos que recibe por sucesión testada o intestada son insuficientes para cubrir el importe que le corresponde por tal concepto.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta para su establecimiento?

La duración de la relación así como la intensidad de la dedicación, especialmente la existencia de hijos así como el cuidado de otros miembros de la familia con los que se conviva, son los aspectos que se tendrán en consideración para determinar el importe de la compensación, sin perjuicio de las reglas de cálculo a las que seguidamente haremos referencia.

¿Cómo se calcula su importe?

El importe de la compensación económica se determina estableciendo la diferencia entre el patrimonio inicial y el patrimonio final de cada uno de los cónyuges. No obstante, para establecer el valor del patrimonio deberán aplicarse una serie de reglas:

-Al valor del patrimonio final de cada uno de los cónyuges deberá añadirse:

  • El valor de los bienes de los que se haya dispuesto gratuitamente, calculado en el momento de la transmisión, excluidas las donaciones hechas a los hijos comunes y las liberalidades de uso, así como el valor del detrimento producido por actos efectuados con intención de perjudicar al otro cónyuge.

-Al valor del patrimonio final de cada uno de los cónyuges se le deberá restar:

  • El valor que los bienes tenían en el momento de empezar el régimen económico y que se conservan en el momento de su extinción,
  • El valor de los bienes adquiridos a título gratuito durante el régimen,
  • Las indemnizaciones recibidas en concepto de daños personales.
  • El valor del detrimento producido por actos efectuados con intención de perjudicar al otro consorte

No obstante, es importante tener en cuenta que las reglas de cálculo anteriormente referidas únicamente se aplicarán cuando la compensación económica sea fijada por la autoridad judicial, ya que los cónyuges pueden determinar de mutuo acuerdo su importe e incluso renunciar a la misma, al ser un derecho de carácter dispositivo.

¿Cómo se paga la compensación?

Como anteriormente se ha dicho, los cónyuges pueden alcanzar cualquier tipo de acuerdo respecto a la compensación económica, por lo que podrán acordar que la misma se satisfaga en dinero o en bienes e incluso que su pago se realice en un único pago o bien a plazos.

En defecto de acuerdo entre los cónyuges, la ley prevé que la compensación económica se realice mediante la entrega de dinero y en un único pago. No obstante, el juez podrá acordar, previa petición de alguna de las partes, que se efectúe a plazos con un vencimiento máximo de tres años o bien mediante la entrega de bienes.

¿Tiene algún límite la compensación económica?

En efecto. El importe de la compensación económica por razón de trabajo no es ilimitado, sino que encuentra su límite en la cuarta parte de la diferencia entre los incrementos de los patrimonios de los cónyuges.

No obstante, si el cónyuge que tiene derecho a percibir la compensación económica demuestra por cualquier medio de prueba que su contribución ha sido notablemente superior, el juez que decida sobre el asunto puede acordar el aumento de la cuantía con independencia de la limitación impuesta legalmente.

¿Cuándo debe solicitarse?

La compensación económica por razón de trabajo debe reclamarse en el proceso que da lugar a la extinción del régimen económico, por lo que si la solicitud no se realiza en ese momento, en un procedimiento posterior de modificación de medidas no podrá establecerse.

Diferente situación es la que se produce cuando la extinción del régimen económico trae causa del fallecimiento de uno de los cónyuges. Ante tal situación, se dispone de un plazo máximo de tres años desde la muerte del causante para solicitar la compensación económica.

¿Es compatible con otros derechos económicos?

La respuesta es afirmativa. La compensación económica por razón de trabajo es compatible con otros derechos de carácter económico, como es la pensión compensatoria, por lo que ambos derechos pueden confluir sin ningún tipo de exclusión. No obstante, deberá tenerse en cuenta para determinar el importe de cada uno de ellos.

En conclusión, la compensación económica por razón de trabajo se configura como una medida dirigida a mitigar los efectos de la liquidación del régimen de separación de bienes, dando lugar a que el cónyuge económicamente más débil tenga derecho a recibir una compensación a cargo del cónyuge más fuerte, siempre que haya trabajado más que el otro para la casa y su incremento patrimonial sea menor. El equipo de COLORADO & DE ROA está especializado en este tipo de situaciones, por lo que le recomendamos que acuda a nuestros profesionales para un mayor asesoramiento.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.