La excepcionalidad en la que nos encontramos como consecuencia de la crisis sanitaria producida por la pandemia COVID-19, conocida más popularmente como Coronavirus, está afectando, sin lugar a dudas, a las relaciones contractuales vigentes e implicará que las partes contratantes tengan que adaptarse a esta situación sobrevenida.

En los contratos de arrendamiento de locales de negocio, ante esta grave crisis el arrendatario verá como en muchos casos su capacidad de generar ingresos se reducirá drásticamente, e incluso en algunos casos quedará totalmente anulada como son los casos de los bares, restaurantes, locales de ocio, etc.

Si bien no existe una norma en la legislación española que prevea esta situación, sí existe un criterio jurisprudencial que a lo largo de los años el Tribunal Supremo ha venido aplicando, la denominada “Cláusula Rebus sic stantibus” (en castellano “así están las cosas”).

En base a este principio cuando exista una imposibilidad de cumplir con el contrato por cuanto el mismo cause a una de las partes una onerosidad extrema sobrevenida es posible solicitar la suspensión temporal del contrato siempre y cuando se den una serie de requisitos.

El criterio general para aplicar la referida cláusula es que se produzca algún evento que no haya sido pactado por las partes, sin culpa de ninguna de ellas y que cambie de forma sobrevenida las circunstancias que dieron sentido inicialmente al contrato, causando un desequilibrio en las contraprestaciones con excesiva onerosidad para una las partes.

Así pues, la pandemia causada por el coronavirus sería subsumible dentro de este supuesto, lo que permitiría al arrendatario solicitar la suspensión del contrato de arrendamiento de los locales de negocio, e incluso en algunos casos la resolución del mismo.

Si bien nos encontramos en un momento de total incertidumbre, recomendamos a los arrendatarios de los locales de negocio entablar una negociación con los propietarios de los locales para ajustar la renta mientras duren estas circunstancias sobrevenidas, y que el acuerdo que puedan alcanzar garantice en la mayor medida posible la reciprocidad y equidad de los intereses de ambos.

CategoryDerecho Civil
Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.