La normativa mercantil prevé diversas tipologías de sociedad mercantil. No obstante lo anterior, la Sociedad de Responsabilidad Limitada y la Sociedad Anónima se presentan por antonomasia como las más conocidas y utilizadas en la práctica.

La sucesión, del latín “Successio” es la acción y efecto de suceder, es decir, ocupar el lugar de alguien, hecho que se produce con la muerte y extinción de la personalidad del causante. Ésta puede ser de tres clases; contractual, testamentaria o intestada, siendo ésta última el tema de análisis del presente artículo.